martes, 18 de octubre de 2011

Capitulo 6: El destino así lo quiere

A 2 kilómetros del sofá donde se encontraba Laura, en la habitación 213 del Clementine Churchill Hospital, un niño de unos 11 años aproximadamente se debatía entre la vida y la muerte. Un grupo de enfermeros preparaban el material necesario para la intervención médica. Enfrente de la puerta, una mujer de mediana edad con los ojos enrojecidos a punto de echarse a llorar, marcaba repetidamente el número de su hija en el móvil. Nadie contestaba. Una fuerte angustia le oprimía el pecho. El dolor le atenazaba y obligaba a cada fibra de su ser a retorcerse hasta la extenuación. Pero ella no podía rendirse. Su pequeño estaba ahí dentro debatiéndose en una guerra en la que ella tenía experiencia... en la eterna batalla de la vida, en la que unos ganan y otros... sencillamente pierden... No debía... no podía desistir. Lo más grande de su vida necesitaba su ayuda, y ella pensaba estar ahí, a su lado, cogiéndole la mano para guiarlo de vuelta al mundo, susurrándole que todo va a ir bien, algo que más que el niño, era ella quién necesitaba creer.
El capítulo de los Simpsons acabó, y Laura se desperezó suavemente dando un sonoro bostezo. Apagó la televisión, limpió las migajas que quedaban del sándwich en los dobladillos de la manta y se incorporó. Fue escaleras arriba, hacia su cuarto, con la intención de ponerse a “estudiar”. Al llegar, sacó los libros de la mochila y los esparció por la mesa. Cuando lo hizo, el móvil cayó al suelo. “Mierda”- murmuró, al menos había caído sobre la alfombra. Lo miró bien por todos lados, por si se había roto, pero a primera vista no había sufrido daño alguno. Desbloqueó la pantalla para ver si tenía algún mensaje o llamada perdida. “Guau”-se dijo, 7 llamadas perdidas y 3 mensajes, y todos de mamá, algo no iba bien... Con solo leer el primero de los mensajes le bastó. Se puso precipitadamente los pantalones y una sudadera y salió a la calle. Sacó la bicicleta del garaje y se dirigió a la carrera hacia el hospital.
Cuándo llegó el llanto había llegado a sus ojos, el cual se acentuó al ver a su madre esperando en la puerta de la sala de operaciones, con la mirada perdida e inundada en lágrimas. Corrió hacia ella y ambas se fundieron en un cálido y desesperado abrazo. Acto seguido Laura preguntó a su madre que había ocurrido:
- Iba a por tu hermano - comenzó ésta con tono amargo- cuando me llamaron del colegio. Me dijeron... me dijeron que... me dijeron que tu hermano había salido a la calle para esperarme donde todos los días... y...- en este punto la voz comenzó a fallarle- el estaba en la esquina, y un coche... tomó mal la curva y...- llegados a este momento la madre de Laura fue incapaz de continuar... pero tampoco hizo falta, Laura ya imaginaba el resto. Recreó en su mente la escena... Jose saliendo del colegio, despidiéndose con un gesto de sus amigos, sigue la calle hasta la esquina donde su madre le espera todos los días... un coche toma mal la curva y como si de un muñeco de trapo se tratase, arrolla a su hermano. Los gritos de la gente, el hombre saliendo del coche con el móvil a la oreja... La policía... la ambulancia... y su hermano en el centro, sin sentido a causa del fuerte golpe... Un escalofrío subió por el espinazo de Laura hasta llegar a su rostro convertido en lágrimas, un torrente de lágrimas surgió de esas dos cuevas sin fondo. Lloraba... lloraba como no lo había hecho en su vida. Lloraba más que cuando se peleó con Ale, lloraba más que cuando falleció su padre... aunque claro en ese momento era tan pequeña... ni siquiera lo recordaba. Lloraba con fuerza, lanzando gemidos al aire de vez en cuando, abrazada a su madre en el pasillo del Clementine Churchill Hospital esperando al veredicto del doctor, sobre el estado de un niño de unos 11 años aproximadamente que se debatía entre la vida y la muerte.

5 comentarios:

  1. Hola me paso por tu blog y te sigo!
    Te espero por el mio así lees mi nueva entrada, la comentas y pones alguna reacción.
    CRITICA: Me gusta el fondo y el nombre del blog pero no se , te doy un consejo podrías escribir no solo historias sino otras cosas.
    Saluditos te espera, http://teniasqueser-tu.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Me encanta todo, tú, tu blog, tus textos, tus fotos, en resumen, todo. ¿Y sabes que he hecho por culpa de que me guste tanto? Recomendarte en mi blog, así lo he hecho. Míralo aquí: http://caminandoconcarlota.blogspot.com/2011/11/blogs-recomendados.html
    Muchos besitos! <3

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. hola totalmente hermozo tu blog , te pasas a visitar el mio? te espero en mi blog :)

    NOS SEGUIMOS? AVISAME CUANDO YA ME HAYAS SEGUIDO..PARA SERGUIRTE ;)

    Saludos Desde : http://mimundoeres-tu.blogspot.com/

    ResponderEliminar